TENDENCIAS DE INTERIORISMO 2022

Estamos a punto de entrar en 2022 y, aunque siga presente, ya están a punto de pasar 2 años desde que la pandemia por Covid-19 transformó radicalmente nuestro estilo de vida y el entorno.

Ahora, en el 2021, tanto nuestro trabajo, como la vida social han cambiado y, como era de esperar, también lo han hecho los espacios interiores. Estos han sido el escenario principal en el que gran parte de nuestra vida transcurrió en los meses de confinamiento.

Desde Contract, te ofrecemos una recopilación de las 10 tendencias de decoración de interiores que pisarán fuerte este nuevo año, en las que pueden percibirse los efectos de la pandemia como el deseo de llenarnos de vida más que nunca.

 

1. Sofas para rincones

En diferentes materiales, donde no podía faltar el cuero, el terciopelo o los tejidos de última generación, y siempre luciendo en su versión XL, más cómoda y confortable, una idea en la que incidir para recrear en espacio con ambiente social y confortable.

2. Papel tapiz

Este versátil material se está volviendo de gran utilidad al rescatar y revivir espacios de una manera elegante y muy económica. Nos da la opción de dejar un lado las 4 paredes blancas de una habitación y transformarla en lo que queramos.

3. Sostenibilidad

Se buscan materiales de origen natural, 100% reciclables y que estén diseñados para que puedan separarse y reciclarse las piezas que lo integran. Además, un elemento diferenciador será que su huella de carbono es mínima, comportándose como un material natural y sostenible.

4. Aluminio

Decir que este material se ha hecho un hueco en la la decoración de interiores de 2022 es quedarse corto, ya que los muebles de aluminio han sido una constante de las diferentes firmas. Presente tanto en versión “indoor” como “otudoor”, lo hemos visto en sofás, lámparas, adornos, hamacas…

 

 

5. Formas redondas

Otra de las tendencias, para próximas fechas serán las formas sueves y curvas, sin esquinas, retomando ese estilo característico de los 70 s´ con sus llamativos muebles, pero en esta ocasión con tonos más naturales, buscando esa conexión con la naturaleza de la que venimos hablando, y encajando perfecto con una tendencia vintage.

 

 

6. Los años setenta que nunca se fueron

Detalles cromados, acabados brillantes, elementos holográficos y de neón. Pequeños detalles que nos transportan a esa época dorada del diseño que, si bien a muchos les traerá nostalgia, pero hoy en día se presentan tanto en piezas de mobiliario como en lámparas y revestimientos, reinterpretando este estilo al fusionarlo con las líneas contemporáneas de hoy en día.

7. Jardines, la inspiración en la naturaleza

Buscando el contacto con la naturaleza y la vida, este concepto vuelve a recordar a los espacios que la vida que necesitan es de forma natural, resaltando las paredes del jardín vertical, utilizando plantas para decorar estancias y pasillos, etc.

El confinamiento ha demostrado lo importante que es introducir la naturaleza en nuestro interiorismo, rodearnos de materiales y texturas naturales, la inspiración de la naturaleza se encuentra en el diseño, la decoración y el mobiliario.

 

 

8. Luz con carácter

Las lámparas también tomaran gran importancia ya que encontraremos varios diseños que generar carácter a los espacios con lámparas modulares o flexibles, para así resaltar un concepto en específico.

 

 

9. Japandi

Toma el estilo moderno del diseño escandinavo y lo combina con la elegancia atemporal de la estética japonesa para crear un estilo que reúne lo mejor de ambos mundos. Ambos enfatizan la importancia de crear espacios basados en funciones definidas en unas pocas piezas, el lugar de una decoración abundante.

El color blanco dominando en todo el ambiente, la madera siendo neutral, los materiales y formas orgánicas, con grandes ambientes de espacios abiertos e iluminados y muy cómodos. El mobiliario de diseño de líneas puras, combinan lo tradicional con lo moderno priorizando siempre lo funcional.

10. El Neo-minimalismo

Si buscas un espacio moderno y eficiente, debes empezar a abandonar ciertos objetos, solo esenciales, y priorizar su mayor expresión, mientras que los detalles esenciales, atrevidos, vivos y positivos eliminan una idea fría del minimalismo.